¿Sabías que la situación del mercado no es un factor determinante para el éxito de una agencia inmobiliaria? Sí, has leído bien. La situación del mercado no es determinante. Muchas agencias logran grandes resultados en tiempos de crisis, pues son un servicio necesario para muchas personas que en esos momentos necesitan especialmente vender. Las agencias que no son profesionales, que han sido fundadas en momentos de “booms inmobiliarios” aprovechando la coyuntura, sin profesionales en su equipo y que no tienen en su modelo de negocio el servicio a sus clientes como máxima premisa, son las que no consiguen hacer frente a los momentos más complicados de nuestra economía. Son otros factores y circunstancias de las que dependerá que el abrir una agencia inmobiliaria sea rentable. De lo contrario, no veríamos cómo muchas agencias echan el cierre. Y es que, hay factores como la ubicación, el modelo de negocio escogido para abrir una inmobiliaria o nuestra formación, que hacen que este negocio sea rentable.

Si hay algo que todos debemos tener muy claro, es que una agencia inmobiliaria presta servicios sobre un bien de primera necesidad: la vivienda. Este hecho hace que siempre, éste sea un sector con muchas posibilidades para emprender, dada la necesidad que satisface ¡Siempre hay mercado!  En el pasado 2023, pese a no ser un año boyante para la compraventa de inmuebles, se transmitieron un total de 586.913 viviendas. Este año, vamos por muy buen camino. Así, la compraventa de viviendas ha crecido en abril (último mes del que tenemos estadísticas del INE) un 24% respecto al mismo mes del año anterior.

Por tanto, hay mercado y producto para decidir emprender con una agencia inmobiliaria. Para lograr que ésta sea rentable es importante analizar qué requisitos se han de cumplir, cuál será nuestro modelo de negocio y si lo haremos solos, o con el soporte de una franquicia. Todo esto, te lo respondemos a continuación.

renatbilidad_agencia_inmobiliaria

 Requisitos para abrir una inmobiliaria

En este aspecto vamos a diferenciar entre lo que son requisitos puramente formales y fundamentos de negocio.

Requisitos formales

Hacemos referencia a todos aquellos trámites burocráticos y administrativos que tendrás que llevar a cabo y que se corresponden con los siguientes:

  • Registro de la empresa: debes registrar legalmente tu empresa en el registro mercantil como una entidad comercial, lo que puede implicar la creación de una sociedad limitada, una sociedad de responsabilidad limitada u otra forma legal de negocio.
  • Apertura de una cuenta bancaria con el nombre de la sociedad en constitución: El capital mínimo obligatorio es de 3.000 €. No obstante, debes contar con un capital inicial suficiente para cubrir los costos iniciales de establecer y operar tu inmobiliaria, como el alquiler de oficinas, la contratación de staff y la comercialización de tus servicios.
  • Solicitud de un número de identificación fiscal provisional.
  • Formalización de la escritura pública ante notario.
  • Seguro de responsabilidad civil: es recomendable obtener un seguro de responsabilidad civil para proteger tu negocio en caso de posibles reclamaciones o demandas.
  • Liquidación del impuesto de Actos Jurídicos Documentados 
  • Solicitud del CIF definitivo y alta en IAE
  • Licencias y permisos:  asegúrate de cumplir con todas las regulaciones locales y estatales relacionadas con la actividad que vas a desarrollar y si tu local cuenta con ellas.  En este aspecto se incluye licencia de obras, de apertura, informe de riesgos laborales y todos los trámites relacionados con la seguridad social.  A su vez, deberás cerciorarte de que cumples con la Ley orgánica de protección de datos, así como al conocimiento y cumplimiento de la Ley de prevención de blanqueo de capitales.

 

Fundamentos del negocio

Si quieres contar con una agencia inmobiliaria rentable, es fundamental que establezcas cuál será la visión y misión de tu empresa y definas los fundamentos de tu negocio. Realmente, debes crear tu propio plan de negocio antes de iniciar cualquier trámite para analizar la viabilidad, establecer objetivos y planificar presupuestos.

En ese plan de negocio necesitarás analizar el mercado, siempre teniendo muy en cuenta que el mercado inmobiliario es hiperlocal; cada barrio o distrito de una ciudad puede tener su propio mercado inmobiliario (precio medio de venta, tipología de viviendas en la zona, media de operaciones que se realizan en la zona, público, etc.).

El siguiente paso es conocer a la competencia. Haz un estudio sobre todas las agencias de intermediación de la zona, conoce su reputación, los servicios que prestan y la modalidad en la que trabajan: exclusiva o nota de encargo. Conocer perfectamente a la competencia te ayudará a ofrecer un valor añadido que haga demarcarte y también te servirá para establecer colaboraciones con ellos.

A continuación, deberás definir el modelo de negocio de tu agencia inmobiliaria. Estos son los más característicos:

  • Inmobiliaria tradicional o inmobiliaria de intermediación: suelen trabajan para las dos partes de una transacción, sin representar en exclusiva a ninguna de ellas. En este modelo, los agentes suelen ser asalariados, contando con un salario fijo no muy elevado y con unas comisiones por cierre de operación tampoco muy elevadas. Es un modelo que aporta cierta seguridad al agente, aunque no le permite tener grandes ingresos ni aspiraciones económicos, pues el fijo y las comisiones no son muy elevadas. Esto hace que el gerente de la agencia tenga que hacer frente siempre a unos gastos fijos de personal, con independencia de los resultados y sus empleados no estén muy motivados, dados los bajos ingresos.
  • Representación inmobiliaria: en este caso, hay una mayor implicación por parte del agente, pues solo representa el interés de una de las partes. Los honorarios son más elevados y se suele trabajar bajo la captación en exclusiva y en el caso del agente, normalmente como trabajador por cuenta propia.
  • Inmobiliaria low cost: suelen trabajar de forma exclusivamente online, por lo que hay una menor inversión en local y cuentan con un equipo reducido que suele cobrar por servicios prestados: reportaje fotográfico, anuncios en portales inmobiliarios, gestión de visitas, gestión de consultas etc. Para esta opción es de suma importancia contar con infraestructura y mucha formación tecnológica.
  • Franquicia inmobiliaria. Para nosotros, sin duda, la modalidad más completa y que te ayudará a encontrar con más seguridad la rentabilidad de tu empresa. Reconocimiento de marca, soporte y formación son los tres principales ejes vertebrales de esta modalidad. A su vez, la mayoría de las franquicias inmobiliarias trabajan con agentes autónomos, lo que hace que bajes costes y que estos agentes estén muy motivados, pues su porcentaje de honorarios por transacción es mucho más elevado. En el caso de los agentes REMAX, estos cuentan con los mayores honorarios del sector, algo que impulsa su productividad y desempeño.

Finalmente, como requisito para abrir una inmobiliaria no debes olvidarte de elaborar un plan de viabilidad teniendo en cuenta el capital inicial, los gastos, los costes fijos, los variables, tarifas de licencia, royalties, publicidad (en caso de que optes por una franquicia)… y que por supuesto elijas el local que mejor se adapte a tus necesidades: tamaño, ubicación y equipo con el que planificas contar.

Tal y como has podido comprobar, contar con un plan de negocio te ayudará diseñar las bases y establecer objetivos para que tu agencia sea rentable.

Franquicia inmobiliaria. ¡La mejor opción para lograr una agencia inmobiliaria rentable!

Elegir entre emprender en el mundo de la intermediación inmobiliaria de forma independiente a hacerlo mediante una franquicia inmobiliaria no es una decisión fácil de determinar. En ambos casos hay pros y contras, pero si lo que buscas es seguridad, un menor riesgo, sin duda, emprender mediante una franquicia inmobiliaria es tu mejor opción. ¿Quieres saber por qué?  ¡Estas son las principales razones!

Reconocimiento de Marca

  • Acceso inmediato a una marca reconocida y establecida, lo que puede generar confianza y atraer a clientes desde el inicio. Desde el momento en el que cuelgas en tu fachada el rótulo de la marca de una franquicia inmobiliaria, todo el mundo te identifica con unos valores y una forma de trabajar. Incluso a nivel internacional. ¡Ojo! No todas las franquicias inmobiliarias cuentan con el mismo reconocimiento, es importante que hagas una buena selección previamente.

Formación

  • Capacitación inicial y continua en todos los ámbitos y fases que conlleva una transacción inmobiliaria. Una franquicia inmobiliaria siempre te brindará formación actualizada tanto para ti como para tus agentes

Soporte

  • Asesoramiento continuo y apoyo operativo por parte del franquiciador para el desarrollo de tu oficina.

Marketing y Publicidad

  • Campañas de marketing a nivel nacional o regional, financiadas en parte por el fondo de publicidad de la franquicia.
  • Materiales promocionales y estrategias de marketing probadas y efectivas. Creadas siempre por profesionales y adaptadas al sector.

Modelo de Negocio Probado

  • Un modelo de negocio probado y exitoso, lo que reduce significativamente los riesgos asociados con el inicio de un nuevo negocio y aporta confianza y seguridad.

Economías de Escala:

  • Acceso a economías de escala en la compra de suministros, tecnología, y otros recursos necesarios para operar la franquicia. Jamás podrás negociar los precios ni el servicio con el mismo poder que puede hacerlo una franquicia.

Acceso a Tecnología y Herramientas:

  • Plataformas tecnológicas avanzadas para la gestión de propiedades, CRM, y marketing, junto con herramientas específicas del sector inmobiliario que facilitan la operación y gestión diaria.

Red de Apoyo:

  • Acceso a una red de otros franquiciados, lo que permite compartir experiencias, conocimientos, mejores prácticas y compartir negocios. La realización de operaciones compartidas es muy común en franquicias inmobiliarias como REMAX con oficinas y agentes incluso de otros países. Este hecho multiplica las opciones de culminar con éxito cualquier transacción inmobiliaria, lo que mejora indudablemente el servicio prestado en beneficio también del cliente.

En este sentido, contar con modelos de negocio ya testados y basados en la experiencia del cliente y el máximo servicio para ellos, hace que emprender en el sector de la intermediación inmobiliaria siempre sea rentable, con independencia del momento económico. Un apunte en este sentido, REMAX es la única franquicia inmobiliaria internacional que ha superado todas las crisis acontecidas en los últimos 30 años en España, saliendo reforzada de todas ellas ¡Haz un buen plan de negocio y escoge el modelo de negocio que te aporte una mayor seguridad!

Si quieres que te ayudamos a crear una agencia inmobiliaria rentable, contacta con nosotros a través de este link https://franquiciaremax.es/informacion-franquicia-inmobiliaria/